• Dar la bienvenida y ofrecer asistencia y consuelo a los afectados por el problema del juego de otra persona.
  • Comprender el problema del juego compulsivo y su impacto en nuestras vidas.
  • Compartir nuestra experiencia, fuerza y esperanza para enfrentar el problema del juego.
  • Usar los pasos y herramientas del programa de Gam-Anon que fomenta nuestro crecimiento y recuperación espiritual y emocional.